Energía Solar

Las centrales solares son instalaciones destinadas a aprovechar la radiación del sol para generar energía eléctrica

Conoce los tipos de energía

Energía Hidroeléctrica

Energía Hidroeléctrica

Energía Solar

Energía Solar

Energía Eólica

Energía Eólica

Energía Térmica

Energía Térmica

Bioenergía

Bioenergía

Energía geotérmica

Energía Geotérmica

Compartir en redes sociales

Fundamentos básicos de la energía solar

La energía solar es una energía renovable que utiliza la radiación electromagnética proveniente del sol. La cantidad de energía solar que incide por unidad de área y tiempo (kWh / m2 al día) corresponde al principal criterio para seleccionar el lugar de ubicación de una planta solar. La zona norte de Chile posee la mayor incidencia solar del mundo, principalmente en el desierto de Atacama y zonas próximas.

Capacidad instalada energía solar 

Durante las últimas décadas los costos de la tecnología solar han disminuido y por ende la capacidad instalada ha aumentado notablemente. En el mundo [1] en 2010 existían 250 GW de instalaciones solares mientras que en 2015 esta cifra alcanzó los 430 GW. En Chile a diciembre de 2017 existen 1.769 MW de instalaciones solares, logrando una penetración del 8% en el sistema.


[1] Ministerio de Energía, Energía Abierta, 2017
[1] WEC, World Energy Resources - Solar, 2016

 

  Solar (MW) Total (MW) Participación energía solar (%)
SEN 1.802 22.369 8%
SEA 0 62 0%
SEM 0 104 0%
Total 1.802 22.535 8%

Existen dos tipos de centrales solares

Sistemas fotovoltaicos (PV)

Generación de energía eléctrica a través de paneles fotovoltaicos que captan la energía luminosa del sol para transformarla en energía eléctrica. Para conseguir la transformación se emplean células fotovoltaicas fabricadas con materiales semiconductores. En el mercado se han desarrollado diversas tecnologías, siendo la tecnología de silicio policristalino la predominante.

Sistemas térmicos

En las centrales térmicas[1] el calor de la radiación solar se utiliza para producir electricidad. Los colectores térmicos utilizan fluidos, tal como agua, aceite, sales, aires y dióxido de carbono, para producir la energía a través de un ciclo termodinámico convencional. Los colectores concentradores utilizan espejos para enfocar la energía del sol en un tubo que contiene líquido.

Existen sistemas que se utilizan para baja temperatura (hasta 180 °C) con aplicaciones como calentar agua, calefacción y piscinas y paneles de alta temperatura utilizados para procesos industriales o generación de electricidad. Respecto a los sistemas de alta temperatura destacan torre concentradora, colector o platos parabólicos y reflector Fresnel línea.

[1] WEC, World Energy Resources - Solar, 2016

Centrales solares que son parte de Generadoras de Chile

Cargando información sobre las generadoras asociadas...